¿Por qué la Feria de Abril tiene portada?

¿Por qué la Feria de Abril tiene portada?
Por Ignacio Cáceres Dastis

Si hay algún centro neurálgico en la Feria de Abril de Sevilla, la Portada lo merece con creces. Para la mayoría de los ciudadanos, sobre todo para los más jóvenes, es el punto de encuentro. El kilómetro cero del Real. La salida para una tarde o noche de diversión.

Como todo en la vida, las cosas tienen su explicación y la portada de la Feria de Abril no carece de ella. Todo, como casi siempre, reside en la historia. Las tradiciones de Sevilla no permanecen inmóviles al paso del tiempo y la Feria ha sabido adaptarse y evolucionar a las condiciones que demandaba la ciudad.

¿Cómo nace la portada?

La Feria arrancó en el siglo XIX como un lugar de encuentro para que los comerciantes y tratantes de ganado hicieran negocios. En 1847, cuando Ybarra y Bonaplata fundaron la fiesta, aunque no como tal, la portada no era una estructura vigente. Hay que trasladarse a 1896 cuando la necesidad de los sevillanos motivó la creación de la ‘portada’.

Y es que en dicho momento, la idea no buscaba el adorno o ser una puerta de entrada al Real como tal. El objetivo era bien distinto, simple y sencillo. Nada que ver con la representación de los edificios más emblemáticos de Sevilla, todo lo contrario. El origen de la portada de la Feria de Abril tiene un motivo meramente comunicacional: unir, a través de un paso peatonal, la calle San Fernando con el Prado de San Sebastián.

81 toneladas de hierro

La mencionada pasarela peatonal se inauguró un 18 de abril de 1896. La adornaron con 798 luces de gas y un arco voltaico. Aquellos humildes atributos colocados sobre la pasarela de hierro enamoraron a los sevillanos. Sin embargo, la portada vivió en 1920 su primer gran contratiempo: fue demolida y los hierros se vendieron a dos reales el kilo para chatarra. Todo acabó en el Industrial de Almería que fundió el material para infraestructuras.

Aclamación popular

La exigencia de los sevillanos provocó que las autoridades locales comenzaran a montar una puerta de entrada al Real. Durante unos 30 años se hizo de manera improvisada, hasta que en 1949 el Ayuntamiento fijó en sus ordenanzas la obligación de edificar “una gran entrada” al recinto ferial. El éxito de la conocida como “Torre de los Toreros” de 1948 tuvo la culpa. Así arrancó una tradición que nació de la necesidad.

2 Comentarios


  1. Virginia rubio

    Que bonito conocer la historia que hay hasta llegar a la portada de la Feria de Abril!!!
    No solo fue necesidad de los sevillanos, sino oportunidad para todos los pueblos de la tierra de España!
    Viva Sevilla.

    Respuesta
  2. Virginia

    Maravillosa historia . ¿Continuará ? los que no somos de Sevilla pero si nos gusta disfrutar de ella ,gracias por el
    Artículo

    Respuesta

Deje su comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *