El Pali, un buscavidas en la Feria de Abril

El Pali, un buscavidas en la Feria de Abril
Por Ignacio Cáceres Dastis

Paco Palacios, también conocido como ‘El Pali’ es uno de los personajes más conocidos de la Sevilla de la segunda mitad del siglo XX. Compositor y cantante de sevillanas, o como le apodó media ciudad, el Trovador de Sevilla, El Pali era el vecino más representativo del barrio de El Arenal. Este peculiar personaje no solo era conocido por sus sevillanas, su amor por la Hermandad del Baratillo o su beticismo, sino por las mil y una anécdotas cargadas de humor que describían su personalidad.

Además de ser un gran creador, El Pali tenía el mismo ingenio para interpretar la vida. Si había dificultades se superaban como fuera necesario. Como cada año, El Pali acudía a la Feria de Abril con la idea de sacar algún contrato que le permitiera solventar el mes. Si el contrato no había llegado previamente, Paco Palacios hacía lo posible para que surgiera. Si para ello había que tirar de espontaneidad y algo de pillería pues se hacía. No pasaba nada. Aparentar era el mejor anzuelo.

Una vez que pisaba el Real acompañado de sus dos guitarristas, Manolín Berraquero y Juan Reina, siempre había alguien conocido que abría una lona e invitaba al Pali a su caseta. Una vez dentro y con el estómago lleno, la petición de la sevillana era obligada. En ese momento, El Pali respondía muy serio: “yo por ustedes lo que haga falta, pero los guitarristas vienen los muchachos esta noche a trabajar, que tenemos contrato en otra caseta. Dadle algo a los muchachos y no hay problema”. Ante tal propuesta y con El Pali en su salsa faltaban bolsillos para contentar al Trovador de Sevilla. Después de toda una noche con la misma estrategia, Manolín Berraquero era el que recogía los duros. Al final del trabajo El Pali juntaba a los tres y decía: “¿cuánto hemos ‘sacado’? Ea po tanto para cada uno”, y se volvían hartos de comida y bebida para casa.

Un sevillano ilustre

El Pali murió el 21 de junio de 1988 en Sevilla. El popular intérprete de sevillanas falleció a la edad de 60 años debido a una insuficiencia respiratoria provocada por su diabetes. El Pali, que grabó más de una veintena de discos, es considerado como uno de los relanzadores de las sevillanas corraleras.

Su personalidad, su buen humor y su singularidad le convirtieron en un personaje admirado por gran parte de los sevillanos. Criado junto al Postigo del Aceite y la Plaza de Toros de la Maestranza, El Pali también le cantó a las hermandades de Sevilla. De hecho, era devoto de la Macarena y de la Esperanza de Triana por igual. Paco Palacios obtuvo la medalla de Oro de Sevilla el año de 2014 y de la provincia en 2016. Fue declarado vecino del barrio de El Arenal e hijo adoptivo de Triana.